THE BURNING TRUTH – SCIENCE, THE MEDIA & SPECIAL INTERESTS – Part 3 of 3

By Raoul Lowery Contreras

Ignoring established science and 35 years of recorded/documented safety statistics and lives actually saved in California, Chicago Tribune watchdog reporters have recently published a series that insults readers of all persuasions. It especially insults those of us who have lived or do live in older housing with little or few protections from residential fires that kill many, many people outside California.

From a Louisiana emergency room doctor: “As a scientist, I am amused by arguments that “fire retardants are toxic”. Fire is MUCH MORE TOXIC.”

Any tour of Hispanic or Inner City America reveals – even to Chicago Tribune reporters – residences without ceiling sprinklers, fire extinguishers, carpets and furniture treated with fire retardant chemicals, removable burglar bars or many other safety features found in middle-class neighborhoods throughout the country.

Fact: In 1974 a year before California required fire retardants there were 2500 upholstered furniture fires in the state. Twelve years later (1991) that number had fallen by 50% and four years after that, the drop to 800 such fires amounted to a whopping 66% — two-thirds – drop in these California fires.

Fact: The State of California grew by an average of 750,000 people every year between 1975 and 1991; correspondingly, the number of these fires dropped 66% and the number of people who died in these fires plummeted.

Fact: In 1982, according to the California State Fire Marshall 60 people died in furniture induced fires in the state. In 1992, only ten people died in these fires.

Fact: Florida Tech scientist Gordon Nelson states that a study of trends and statistics in these years concludes that “On a per capita basis California should have had 110 deaths rather than the 20 reported for 1990. (Actually) In official data from 1997-2002 California had no deaths in the category ‘Upholstered Furniture and structure fires.”

Fact: Tribune Watchdog arguments that 1980s open flame tests are unreliable because most fires are cigarette-related no longer are valid because cigarette-caused fires have decreased while other types of fire have increased. This decrease/increase overview is from the United States Fire Administration. As to why, an informational campaign regarding smoking and fires apparently has taken effect if we can believe the statistical evidence gathered by the government.

Fact: In 2005 more people died in such fires in Cleveland alone when 9 Inner City family members, seven children and two adults, than in California during the five year period (1997-2002) in California.

Fact: On Christmas Day, 2011, more people died in suburban Connecticut alone when three children and their grandparents died in a residential fire, than did in California during the five year period of 1997-2002.

Fact: The United States Fire Administration (a branch of the Federal Emergency Management Agency — FEMA) reported in 2009 that the California death rate from these very fires was 5.5 per million, exactly half of the national average of 11 per million. Most distressing was its report that the nation’s capitol, a predominately Black Washington D.C. suffered 33.4 deaths per million (six times more than California) and Arkansas and Mississippi closely followed with 28.7 and 28.1 deaths per million.

Of the 50 U.S. states, California with over 38, 000,000 people ranks 4th best in deaths per million. Considering huge inner cities in Los Angeles and the San Francisco/Oakland areas and heavy Hispanic populations throughout the state, such a ranking can only be because of the wise rules on fire retardation California passed into law in 1975.

So, what is the problem here? Where are the Chicago Tribune’s articles on the dead of Washington, D.C., or Arkansas and Mississippi?

We have rules in California that save lives. We have people in the lowest quintile of the population that are at great risk from residential fires whose only lines of defense are fire retardant rules that require chemicals in furniture that slow the spread of fire; they don’t stop fire, they slow it down.

This is to the good, isn’t it? To some it is not. There are some environmentalists and legislators that believe that the chemicals used cause cancer and other detrimental effects on people.

The question is where are the comprehensive studies over the past 35 years from legitimate scientists that conclude these chemicals are causing illness and cancers? What we have are sweeping reporter’s statements like these from the Chicago Tribune’s series that criticized fire retardant chemicals in May:

“A decades-long campaign of deception that has loaded the furniture and electronics in American homes with pounds of toxic chemicals.” Or, “Front groups … push standards that boost demand for their toxic – and ineffective – products.” Or, “Chemical companies worked to preserve a lucrative market for their products, according to a Tribune review of thousands of government, scientific and internal industry documents.”

One study is mentioned that is pilloried by Professor Gordon Nelson:

“What does the Chicago Tribune cite as evidence for their claims? (The Consumer Product Safety Commission) CPSC compared the fire performance of two chairs, one flame retardant and the other not. But what are they made of, what is the flame retardant, to what level of performance, was that performance confirmed?” asks Dr. Nelson. One chair..? Two chairs..?

No facts presented by the Tribune or other critics, just emotional words, words countered by 35 years of California experience and thousands of living people. In the digital age of 2011 emotion is not enough. We have indisputable proof in California that cannot be refuted by a newspaper series that is not supported by scientific proof.

La Verdad Quemante – Ciencia Cuestionable, Los Medios y los Intereses Especiales – Parte 3 de 3

Por Raoul Lowery Contreras

Recientemente reporteros del Chicago Tribune publicaron una serie de artículos  que pretenden ignorar los hechos establecidos por la ciencia, 35 años de información y estadísticas que hablan de la seguridad sobre el uso de retardantes de fuego y las vidas  que se han salvado en California. Esto es un insulto a los lectores, pero en especial a aquellos que han vivido o viven en casas viejas con poco o ninguna protección contra el fuego y que matan a mucha gente fuera de California. Un doctor de Louisiana que trabaja en emergencias comenta: “Como científico me consterna el que argumento de que “los retardantes de fuego son tóxicos.” El FUEGO ES MUCHO MAS TOXICO.” Una visita a cualquier barrio Hispano o cualquier zona pobre de las ciudades en Estados Unidos revela – aun a los reporteros del Chicago Tribune,  que muchas de estas casas sin rociadores de agua en el techo, extinguidores de fuego, alfombras y muebles tratados con químicos retardantes del fuego, protecciones fijas en las ventanas o cualquier otra medida de seguridad que constituye un riesgo se pueden encontrar sobre todo en vecindarios de clase media a través del país.

Hecho: En 1974 es decir un año antes de que California requiriera el uso de retardantes de fuego se registraron 2,500 incendios en el estado causados por diferentes tipos de muebles. Doce años después, (1991) ese número bajó un 50% y cuatro años después de eso la caída fue a 800 incendios es decir un 66% – lo que significó una caída de dos terceras partes en ese tipo de incendios en California.

Hecho: El estado de California creció un promedio de 750,000 personas cada año entre 1975 y 1991; correspondientemente, el número de incendios disminuyó un 66% e igualmente el número de personas fallecidas por este tipo de incendios se redujo grandemente.

Hecho: En 1982, de acuerdo al director de la Oficina Estatal de Incendios 60 personas murieron en incendios causados por muebles sin tratamiento de retardantes. En 1992, solamente diez personas murieron en este tipo de incendios.

Hecho: El científico de Florida Tech, Gordon Nelson declara que un estudio de tendencias y estadísticas de esos años concluye que “En una base per capita debería de haber tenido 110 muertes en vez de las 20 reportadas en 1990. Actualmente los datos oficiales del estado de California que van de 1997 a 2002 registró cero muertes en esa categoría esa decir muertes causadas por “Muebles y Materiales que se encuentran en las casas.”

Hecho: Los argumentos de los reporteros del Tribune dicen que  los experimentos realizados durante los años 80 no son confiables porque la mayoría de incendios eran provocados por cigarros y que no tiene validez ya que ese tipo de incendios se ha reducido mientras que otros tipos de incendios han aumentado. Esta información de reducción/incremento proviene de la Oficina de Administración de Incendios de los Estados Unidos. El porqué, puede ser que la  campaña de información para evitar incendios causados por cigarrillos aparentemente ha dado frutos. Es decir si es que podemos confiarnos en la evidencia estadística del gobierno.

Hecho: Por ejemplo en 2005 más gente murió en ese tipo de incendios en Cleveland, cuando 9 miembros de una familia en un barrio pobre, siete niños y dos adultos murieron. Ese número es más grande que las muertes registradas en California durante un periodo de cinco años (1997-2002).

Hecho: En la navidad del 2011, más gente murió en los suburbios de Connecticut cuando tres niños y sus abuelos murieron en un incendio. De nuevo, durante un periodo de cinco años en California 1997-2002.

Hecho: La Administración de Incendios (agencia parte de FEMA) reportó en 2009 que las muertes de este tipo en California fue de 5.5 personas por millón, exactamente la mitad del promedio nacional que es de 11 muertes por millón. Lo más alarmante de este reporte fue la información sobre la capital de la nación que es predominantemente afro-americana, ya que sufrió 33.4 muertes por millón (seis veces más que el promedio de California). Arkansas y Misisipi le siguieron de cerca con 28.7 y 28.1 muertes por millón.

De los 50 estados, California con una población de 38,000’000 de personas ocupa el cuarto lugar en muertes por millón. Considerando las zonas de pobreza en Los Ángeles y el área de San Francisco/Oakland así como las grandes poblaciones Hispanas en todo el estado, ese cuarto lugar en muertes, solo se puede explicar por las reglas y el uso de retardantes de fuego contenidos en la ley que California aprobó en 1975. ¿Así qué cual es el problema aquí? ¿Donde están los artículos del Chicago Tribune sobre las muertes en Washington, D.C. o Arkansas y Misisipi? En California tenemos reglas que salvan vidas. Tenemos gente dentro de los niveles mínimo de pobreza que están en un gran riesgo de sufrir incendios y cuya única línea de defensa que tienen son los retardantes usados en los muebles y materiales usados en la casa y que evitan que el fuego se expanda rápidamente; efectivamente los retardantes no paran el fuego pero si evitan que se propague a gran velocidad.

Esto es bueno, ¿No es así? Parecer que para algunos no lo es. Hay por ahí algunos medio ambientalistas y legisladores que creen que los químicos usados causan cáncer y otros efectos perjudiciales en la gente.

La pregunta es ¿Donde están los estudios realizados por científicos legítimos durante más de treinta y cinco años que concluyen que los químicos usados están causando cáncer? Lo que tenemos es información de reporteros, como el siguiente publicado en mayo dentro de la serie en donde el Chicago Tribune criticó el uso de retardantes químicos. “Una década de campañas de engaños que ha hecho que los muebles y aparatos electrónicos en los hogares americanos estén cargados con grandes cantidades de químicos tóxicos.”  “Grupos Especiales…que empujan los estándares para incrementar la demanda por sus no efectivos y tóxicos productos.” “Compañías químicas que trabajan en preservar un lucrativo mercado para sus productos, lo anterior de acuerdo a una revisión de miles de documentos del gobierno, científicos y de la industria química que realizó el Tribune.”

Un estudio es mencionado y su autor es el Profesor Gordon Nelson: ¿Cual es la evidencia que el Chicago Tribune cita para apoyar sus aseveraciones?  (The Consumer Product Safety Commission) CPSC comparó dos sillas en fuego una con retardante y la otra no. ¿Pero de que están hechas? ¿Cual fue el retardante que se usó? ¿Hasta que nivel de prueba científica se llegó? ¿Se confirmó el procedimiento? ¿Cuantas sillas fueron? ¿Una?  ¿Dos? No hay hechos presentados por el Tribune u otros críticos, solamente palabras emocionales, palabras que se ven contrarrestadas por 35 años de experiencia en California y miles de personas con vida. En la era digital las emociones no son suficientes. Nosotros tenemos pruebas indisputables en California que no pueden ser refutadas por una serie de artículos en el periódico y sobre todos artículos que no se apoyan en pruebas científicas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *