THE BURNING TRUTH: QUESTIONABLE SCIENCE, THE MEDIA & SPECIAL INTERESTS – Part 1

By Raoul Lowery Contreras

– June 7, 2012
Several years ago, I weighed into the debate of fire safety in America with a special focus on how California has lead the way to make our homes, and schools and offices safer.   And so I recently decided to look back at the debate and found that as I had discovered before, the discussion is not about good public policy and science but about politics and special interests.  And it reminded me that when I was a boy I showed little aptitude for science.  But I adored scientists anyway.  Unfortunately it wasn’t for me. I still can’t recite the Table of Elements.

But so much has changed because of advancements in science. Dr. Jonas Salk developed a vaccine that saved millions of lives from what every boy and girl in the world feared, polio.   Our world is a safer place because of seat belts, fire alarms and pasteurized milk just to name a few.  We take for granted new discoveries in medicine and science from plastics to miracles in space.  Some miracles in medicine and chemistry have shaped our future and made life easier, more affordable and saved countless lives.

It also reminds me of difficult times, like when I was a boy many people died in home fires especially in my Barrio neighborhood. There were no ceiling sprinklers, smoke alarms, or fire safety products in construction materials and furniture.  Normally benign things like cigarettes, matches, candles, especially religious candles used so frequently by our Catholic Hispanic neighbors were at fault for many home fires. These blazing fires killed many, many people, including neighbors of mine.

Miracle chemicals and a practical California state government stepped into the massive tragedy of annual deaths in home fires in 1975 and ended the continual massacre by fire of entire families. Miracle chemicals didn’t stop the fires, they slowed them down so much that most people could escape death and the rate of California fire deaths plummeted when the state required furniture to be imbedded with fire retardant chemicals.

Fire Strikes at the Heart of the Hispanic Community

In taking a hard look at this and other issues, I came upon scientist Gordon Nelson who told us that based on official data compiled by the State of California: There were 2500 upholstered furniture fire incidents in the state in 1974, the year before enlightened home furniture fire safety standards were required in furniture sold in California. Twelve years later the data showed that these fires had declined by 50 percent. Four years after that (1991) furniture fires in California had dropped to 800 from the 2500 of 1974. That is a 66% drop.

Every year between 1974 and 1991 California averaged a population increase of 750,000 new residents a year according to the U.S. Census. Yet furniture induced fires dropped by two thirds during those years.

In 1982, according to California, 60 people died in furniture fires. Ten years later only 10 people died from furniture fires. The federal government estimated in 1990 nationally that there were 16,000 residential fires which originated in upholstered furniture that resulted in 890 deaths.

Noted University of South Florida Scientist Gordon Nelson observes that “On a per capita basis California should have had 110 deaths rather than the 20 reported for 1990.  In official data from 1997-2002 California had no deaths in the category of “Upholstered Furniture and Structure Fires.”  During that period California had 226,000 fires reported (incomplete data), 50,000 structure fires, and 161 upholstered furniture fires in structures.”

Why, then, is it safer to live in California than the rest of the country? I speak of being safer from death by fire or the toxic fumes they produce. Remember when seven children and two adults, nine in all, died in a Cleveland, Ohio residential fire or the three girls and their grandparents that died last Christmas in Connecticut?

The U.S. Fire Administration, part of FEMA (Federal Emergency Management Agency) reports that California’s death rate in 2009 was exactly half of the national average. It was 5.5 per million population versus Washington D.C.’s 33.4 per million, or Arkansas with 28.7 per million and Mississippi with 28.1 deaths per million.

The facts are that California with rules requiring fire retardants in furniture ranks 47 in deaths by residential fires or the reverse, 4th best ratio of deaths per million in the 50-state country we call the U.S.A.

Those numbers may not excite environmentalists who campaign against fire safety products and chemicals of any sort and focus on fire retardants, but they sure excite me. I celebrate lives being saved and abhor needless deaths caused by ignorance.

Speaking as I do for at least some of 50-million American Hispanics I stand for life and lives. The idea that the worlds most tested fire safety tools,  are potentially dangerous when thousands of people – my fellow Californians of which a plurality are Hispanic — have survived residential fires is reprehensible. Californians are safer and live through fires like few other Americans since the 1975 fire retardant rules went into effect. That is something to salute, not to decry.

We need to look cautiously at how products affect us, but we also have to decide judiciously what is and is not dangerous.  To my mind, certain fire safety tools are an important part of the safety mix and ought to be considered.. We must be thankful for those that work in science looking for life-saving chemicals and look with a critical eye at those who would end our successful 35-years-plus of California rules utilizing fire retardant chemicals. Saving lives is serious business, too serious to be left to fringe environmentalists who use junk science to frighten people and their legislators.

La Verdad Quemante – Ciencia Cuestionable, Los medios y los Intereses Especiales

Hace varios años, pesaba en el debate de la seguridad contra incendios en los Estados Unidos con un enfoque especial en la forma en que California ha llevado a la manera de hacer que nuestros hogares, escuelas y oficinas sean más seguras. Y por lo que recientemente decidí mirar hacia atrás en el debate y descubrí lo que ya había descubierto con anterioridad, la discusión no se trata de una buena política pública y científica, sino de la política y los intereses especiales. Y me recordó que cuando era un muchacho mostré poca aptitud para la ciencia. Pero yo adoraba a los científicos de todos modos. Por desgracia, no era para mí. Todavía no puedo recitar la tabla de los elementos químicos.

Pero mucho ha cambiado debido a los avances en la ciencia. El Dr. Jonas Salk desarrolló una vacuna que salvó millones de vidas de lo que cada niño y niña en el mundo temía, la poliomielitis. Nuestro mundo es un lugar más seguro debido a los cinturones de seguridad, alarmas contra incendios y la leche pasteurizada sólo para nombrar unos pocos. Damos por sentado los nuevos descubrimientos en la medicina y la ciencia de los plásticos a los milagros en el espacio. Algunos milagros de la medicina y la química han dado forma a nuestro futuro y hace la vida más fácil, más asequible y salvado incontables vidas.

También me recuerda tiempos difíciles, como cuando era un niño muchas personas murieron en incendios caseros, especialmente en mi Barrio. No había rociadores de techo, alarmas de humo, o productos y materiales de construcción axial  muebles antiincendios. Normalmente las cosas benignas, como cigarrillos, fósforos, velas, velas, especialmente religiosos utilizados con tanta frecuencia por nuestros vecinos hispanos católicos tenían la culpa de muchos incendios en el hogar. Estos incendios mataron a mucha gente, muchos, incluidos mis vecinos.

Productos químicos milagrosos y un enfoque práctico del gobierno del estado de California que entró de lleno en 1975, en evitar tragedias con masivas muertes anuales en los incendios en el hogar en 1975 y puso fin a la masacre continúa de familias enteras por el fuego. Los productos químicos milagro no acabaron con los incendios, pero si lograron que fueran mas lentos lo suficiente como para que la mayoría de la gente pudiera escapar de la muerte. Las tasas de muertes por incendios en California bajaron cuando los el estado ordeno que los muebles deberían de construirse con materiales químicos retardantes del fuego.

El fuego golpea en el Corazón de la comunidad Hispana

Al mirar a este y otros temas, me encontré con el científico Gordon Nelson, quien nos dijo que con base en datos oficiales recopilados por el Estado de California hubo 2,500 incidentes de incendios de muebles tapizados en el estado en 1974, un año se exigió que los muebles que se vendían en California cumplieran con las normas de seguridad contra incendios. Doce años más tarde, los datos mostraron que estos incendios se habían reducido en un 50 por ciento. Cuatro años después de que en (1991) los incendios de muebles en California se había reducido a 800 de 2,500 de 1974. Eso es una caída del 66%.

Cada año, entre 1974 y 1991 en California la población se incrementó en aproximadamente  750,000 nuevos residentes al año, según el Censo de EE.UU. Sin embargo, los incendios provocados por el mobiliario se redujeron en dos tercios durante esos años.

En 1982, de acuerdo a California, 60 personas murieron en los incendios causados por  muebles. Diez años más tarde sólo 10 personas murieron a causa de los incendios de muebles. El gobierno federal estima que en el año 1990 a nivel nacional hubo 16,000 incendios residenciales que se originaron en los muebles tapizados que resultaron en 890 muertes.

El científico Gordon Nelson de la Universidad del Sur de Florida señala que “En una base per cápita de California debería haber tenido 110 muertes en lugar de los 20 reportados para el año 1990. En datos oficiales de 1997-2002 California no tenía las muertes en la categoría de “muebles tapizados y de incendios de estructuras.” Durante ese período de California había 226,000 incendios reportados (datos incompletos), 50,000 incendios de estructuras y 161 incendios en las estructuras de muebles tapizados. ”

¿Por qué, entonces, es más seguro vivir en California que en el resto del país? Hablo de estar más a salvo de la muerte por fuego o los gases tóxicos que producen. ¿Recuerdan cuando siete niños y dos adultos, nueve personas en total, murieron en un incendio en Cleveland, Ohio o las tres niñas y sus abuelos que murieron la pasada Navidad en Connecticut.

La Administración de Incendios de los EE.UU., que forma parte de la FEMA (Federal Emergency Management Agency) informa que la tasa de muerte en California en 2009 era exactamente la mitad de la media nacional. Se fue de 5,5 por millón de habitantes frente a Washington DC 33,4 por millón, o Arkansas, con 28,7 por millón y Mississippi, con 28,1 muertes por millón. http://query.nytimes.com/gst/fullpage.html?res=9F0CE5D91539F931A15756C0A9639C8B63).

El hecho es que California, con reglas que obligan a usar retardantes de fuego en el mobiliario ocupa el lugar 47 por muertes por incendios residenciales o la relación inversa, ya que se encuentra en el mejor cuarto de las muertes por millón en el país en 50 estados.

Esos números no hacen que los ambientalistas que hacen campaña contra los productos de seguridad contra incendios y productos químicos estén contentos y que se centran en los retardantes de fuego, pero seguro que me emociona. Celebro poder salvarle la vida y aborrecen muertes innecesarias causadas por la ignorancia.

Al hablar como lo hago, hablo por los 50 millones de hispanos estadounidenses. Yo defiendo la vida. La idea de que la mayoría de que las herramientas que han probado  ser seguras en contra de incendios, se diga que son potencialmente peligrosas cuando miles de personas, mis conciudadanos californianos de los cuales una mayoría son hispanos y han sobrevivido a incendios residenciales es censurable. Los californianos son más seguros y se salvan de los incendios, como pocos otros estadounidenses desde 1975, el año en que la ley de los retardantes de fuego entró en vigor. Eso es algo para celebrar no para condenar.

Tenemos que mirar con cautela la forma en que los productos nos afectan, pero también tenemos que decidir con criterio lo que es y no es peligroso. A mi juicio, ciertas herramientas de seguridad contra incendios son una parte importante de la mezcla de seguridad y debe ser considerado. Debemos estar agradecidos por aquellos que trabajan en la ciencia en busca de los productos químicos que salvan vidas y mirar con ojo crítico a los que pondría fin a nuestra exitosa etapa de 35 años usando productos químicos retardantes del fuego. Salvar vidas es un asunto serio, demasiado serio para dejárselo a los ecologistas marginales que utilizan la ciencia basura para asustar a la gente y sus legisladores.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *